fbpx

ORÍGEN

 

Un contexto de business cercano y personal, de correspondencia postal y formatos analógicos. Una actitud de éxito y de emprendedurismo, de empresa y de sociedad. Sin email, sin internet, la gestión en papel corporativo se desarrollaba en las oficinas de Creaciones Moll en la calle Colombia de Madrid.

La forma de mostrar los productos era con fotografías Polaroid y Kodak, así como la asistencia a las más prestigiosas ferias del mueble de España, como era Valencia y Madrid. Hoy en día no tan en desuso, las viejas técnicas, usos, costumbres y formas de aquel entonces vuelven para quedarse.

Una mesa colocada significaba fotografía en un entorno del hogar. De ahí que las fotografías Polaroid se mezclen en archivo con fotografías de varias tomas en un salón particular. Mezclando así el Kilim de un escenario cuidadosamente improvisado con sofás ochenteros y salones de estilo recargado.

FÁBRICA EN SEGOVIA, ESPAÑA

 

Moll comenzaba con Joaquín como fuente del proceso productivo. Con una formación intensiva y apasionada en diseño y modelaje 3D, Joaquín imaginaba líneas y formas sencillas y ligeras. Convirtió ya desde 1987 la piedra en un material ligero, creando muebles como nadie había hecho hasta el momento. Sus estructuras se diferenciaban y marcaban una diferencia de estilo. Ya desde los inicios de su carrera como diseñador profesional se estableció como un referente del sector.

La calidad y un resultado excelente han sido siempre partes del proceso que sin duda resultan con un mueble de alto nivel. Todo lo que implica es motivo de la excelencia y alto nivel de exigencia que un gusto determinado le hace sostener.

La atención al detalle abarca desde la selección de unos determinados materiales por su tonalidad, por sus terminaciones, por sus posibles combinaciones. Pasa por procesos de creación artesana, por inversión, investigación e innovación en procesos industriales y maquinaria, además del control absoluto de los pasos a seguir en el taller.

CAMBIO GENERACIONAL Y LEGADO

 

En 2020 Nuria Lázaro, segunda generación de la empresa familiar crea y registra la marca comercial Meddel. Meddel nace con la misión de dar un nuevo y fresco comienzo a la empresa y hacer llegar la muestra de diseños de Moll al mercado internacional.

Nuria se crio entre mármoles, los inicios de la empresa son también los suyos. El negocio y Nuria son coetáneos, sus caminos nacen y se comunican, desde los inicios.

La misión de Meddel es convertir las piezas de Joaquín Moll en iconos del diseño en mármol, así como incorporar una cantera de nuevos creadores de mueble que se atrevan a conocer y desafiar la piedra natural. Darle al material del mármol una vida de lujo y diseño es la propuesta de estilo para Meddel.

Meddel ya ha participado en París y Milán, dos puntos de encuentro del mejor mueble del mundo. Además de haber lanzado dos colecciones y tener abiertos otros tantos proyectos.

La innovación y la visión del material continúan inertes e inherentes como requisitos base de sus creaciones y de las de todos sus colaboradores.

MUEBLE Y GRUPO 13

 

Moll formaba parte del consorcio del mueble Grupo 13. El mueble español era entonces un sinónimo de calidad y buen hacer, su fama y marca de prestigio presidía los ambientes de las mejores tiendas de decoración.

Príncipe de Vergara esquina López de Hoyos era la ubicación de Vivencia, tienda de prestigio en pleno corazón de la milla de oro de la capital. Desde aquí salían mesas únicas fabricadas en costero de travertino, otras muchas en mármoles nacionales e internacionales. Vivencia fue durante varios años la base de punto de venta de Moll, que además contaba con clientes de alto nivel que también formaban parte de la familia profesional de la empresa.

José Luis, socio cofundador, gran representante y buen experto en telas y tejidos, acostumbraba a representar firmas de primera categoría tanto en España como en Portugal. Su criterio era escuchado y tomado en buena consideración por un gran grupo de muchos representantes que por esa época regentaban los mismos bares de Madrid capital.

Joaquín Moll, diseñador y experto del material, sus creaciones discernían de lo establecido y a día de hoy sigue siendo un exponente de la creación de novedad.

INFLUENCIAS DE JOAQUÍN MOLL

 

Joaquín es conocedor de la piedra. Desde su juventud ya ayudaba a su padre en labores de cantería, separando bloques de granito a golpe de martillo y cincel. De familia numerosa, su familia tenía canteras propias de granito de la sierra de Guadarrama. Comenzaba esa pasión y conocimiento de la labor con la piedra natural.

A nivel artístico una de las influencias más fuertes de Joaquín es la Escuela de la Bauhaus. El movimiento cultural y la ruptura que creó Bauhaus ha sido base fundamental para su entendimiento del diseño. Los muebles contemporáneos de Joaquín son reflejo de la practicidad y funcionalidad en consonancia completa con la contemporaneidad y el estilo moderno.

También es de gran influencia la escuela constructivista vasca. La pasión por los materiales nobles, la piedra bruta y el hierro unen sin duda los estilos de Joaquín con los trabajos escultóricos de Jorge de Oteiza o Eduardo Chillida, referentes sin duda del arte escultórico español.

También artistas plásticos como Pablo Picasso o Antoni Tapies se encuentran en la biblioteca de Joaquín Moll. Como artistas internacionales más destacados podrían mencionarse sin ninguna duda Mark Rotkho, Isamu Noguchi y Matt Lamb.

DIRECCIÓN CREATIVA DE MEDDEL

 

Las diferentes colaboraciones y colecciones que se desarrollan al momento en Meddel son el comienzo de una trayectoria que apunta a infinitas posibilidades y propuestas.

Nuria Lázaro tiene el firme propósito de poner en valor el mármol y darle vida más allá de la superficie. Por ello desafía a creadores a visualizar este material tan duro e infrecuente en mueble a salirse de lo establecido, reivindica el diseño contemporáneo y rompedor de los límites.

Esta ruptura no supone más que la dignificación del mármol y sobre todo del diseño, de alguna forma algo perdido por motivo de crisis económicas y en otras ocasiones crisis de la imaginación.

La capacidad creadora de los diseñadores de producto debe pasar por la técnica y el material, por el trabajo de taller y por el conocimiento más de oficio que de oficina.

La vuelta a lo más natural y orgánico de lo que en su esencia es la capacidad creadora, que aparece tanto del esfuerzo y las manos, como de la referencia, inquietud y gusto por conocer.